Seleccionar página

Una de las consecuencias de la educación occidental es la negación de determinadas características de la persona: aquello que no nos gusta de nosotros, lo ocultamos a la mirada del otro.

Nos enseñan que “hay que” ser bueno, amable, generoso, extrovertido… y si nos sentimos odiosos, egoístas o introvertidos, lo escondemos, cuando esas facetas de la personalidad forman parte de nosotros y, en ocasiones, son muy necesarias.

En ese “tapar las sombras” está, en muchos casos, la raíz del miedo escénico, del temor a la mirada de los demás.

Te invito a que veas este vídeo de la psicóloga, terapeuta, formadora y escritora Virginia Gawel, creo que te ayudará a entenderte (y comprenderte) un poco más.

Dura una hora y media, por lo que te lo puedes reservar para un momento en el que dispongas de tranquilidad y de tiempo.

¡Que lo disfrutes!

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies

Pin It on Pinterest