Seleccionar página

Muchas veces, el trabajo o la vida, nos lleva a tener que decir unas palabras en inglés delante de otras personas y eso suele producir una ansiedad suplementaria. Por ello he preparado el siguiente vídeo que te puede ayudar:

Como verás, en él hablo de:

  1. La necesidad de practicar más de lo habitual
  2. La conveniencia de hablar muy despacio
  3. La utilidad de contar lo que tengas que decir en formato historia

Y quiero añadir otros consejos, para que también los tengas en cuenta:

4. Piensa que la gente está acostumbrada a escuchar formas de hablar inglés muy diferentes, por lo que les resultan familiares los distintos niveles y acentos, no te preocupes por el tuyo, ya quisieran la mayoría de ingleses y americanos hablar otro idioma como hablas tú el inglés 🙂 (sin acritud, ¿eh?)

5. Si se trata de una presentación con transparencias, incluye más texto del habitual y para frases difíciles, escríbelas enteras y deja tiempo a la audiencia para leerlas en vez de decirlas tú. (¡Esto está prohibido en tu idioma: transparencias minimalistas! 🙂 Incluso puedes grabarte diciendo alguna parte y poner el vídeo o leer un trozo, si luego haces una broma al respecto, del tipo: es que mi alter ego habla mejor que yo, o algo así, no quedará nada mal y te puede sacar de un apuro.

6. Busca la sencillez, tanto en la línea argumental como en las frases, que han de ser cortas y fáciles. Ya probarás a hacer florituras en tu idioma.

7. Intenta provocar el diálogo y las preguntas para aclarar cualquier cosa sobre a que tengan dudas, en un formato tipo conversación es muy posible que te sientas más cómodo/a.

Y sobre todo: Keep calm!

¡Hasta la próxima!

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies

Pin It on Pinterest